miércoles, 17 de octubre de 2012

Madrugá

Como cada mañana desde hace unos días, despierto de madrugada con la parte más flexible de mi cuerpo en todo su esplendor.
Hoy, al girarme me encuentro con tu cuerpo, blandito y caliente esperándome en la parte de mi cama habitualmente vacía.
Hhhmmm! Qué bien hueles! Refugio mi pecho en tu espalda, mis brazos rodean tu vientre, mi verga se acomoda entre tus nalgas, mi boca se acerca a tu oído,  y susurro: - Duermes?
En respuesta, tus manos se deslizan entre tus muslos hasta alcanzar mi sexo, desincrustarlo del valle posterior y  llevarlo a tu cueva que ansiosa le espera. Cálida y húmeda lo recibe y calma el dolor de tanta espera y  sangre acumulada que amenazaba con reventar.
Agradecido, te llena una y otra vez, se mueve no adentro y afuera, si no dentro y más adentro, explorándote sin apenas salir  unos milímetros de tan acogedor lecho. Mis manos se prenden a tus pechos, mis labios mordisquean tu cuello, alcanzan tu oreja:
- Gracias por colarte en mi vida, por calentar mi cama, por encender de nuevo tu deseo para anhelar mi cuerpo.
Giras la cabeza para intentar besarme. Apenas conseguimos rozar nuestras lenguas, que sedientas se buscan. Desistimos...
Empujo tu espalda hasta plegar tu cuerpo en ángulo, con las caderas como vértice. Sin salir de tí, giro para colar mi tronco entre tus piernas, y aparecer ahora frente a tí,  asciendo, llevando con mis manos tus dos globos a mi boca, que golosa los devora enteros, primero el merengue y después las guindas. Mis labios sólo las sueltan para, ahora sí, fundirse con los tuyos, las lenguas ardientes se enredan, ora en tu boca, ora en la mía. Somos un manojo de manos, brazos, piernas; y en el centro de todo, nuestros sexos fundidos  que se empujany al mismo tiempo se absorben. Generan tanta energía que ascendemos, ascendemos en una vorágine abrasadora de pasión y lujuria que funde también nuestra piel en una sola, nuestra carne en un solo ente sin forma, sólo un deseo de sentirnos más dentro del otro.
Del cariño y la ternura pasamos entonces...
..  al arrebato y el desenfreno.
De la unión sin apenas movernos,
a la  cópula salvaje,
cuerpos ardientes,
sudorosos,
bocas hambrientas
que se devoran,
lenguas  procaces,
manos que estrujan,
piernas abiertas,
sexos que entrechocan,
cuerpos que giran sin separarse.

salgo despacio de tu cuerpo
abandonándote casi por completo,
para volver a entrar
aún más despacio
para que me sientas abrirte
con mi fierro candente.
Tu respiración se acompasa
a mis embestidas
exhalando cuando empujo,
ahhhhhhhhhhh
tomando aire con la boca abierta
AAAAHHHHHH
cuándo, al llegar adentro,
pulso con fuerza mi base
sobre tu punto más sensible,
frisándolo en círculos,
sintiéndolo vibrar y apretarse
tanto contra mí
Te observo mientras
cierras tus ojos
para no perderte detalle
de las sensaciones de la piel.

Sin palabras vamos
apurando el ritmo.
Me rodeas con tus piernas
para sentirme aún más adentro.
Mis puños a los lados de tu cintura
sujetan tus caderas
para clavarme aún más en tí.
Tus manos prendidas de mis hombros
te elevan hacia mí
para otra vez devorarme
mientras seguimos
arriba abajo
arriba abajo
en cópula animal
Suspiros AH ah ah ah ah ah
entrecortados,
uno por empellón.
Bajas de mi cintura tus muslos
que se tensan al estirar las piernas
tus manos bajan hasta mis nalgas
que agarras con los diez dedos
a la vez para
apretar mi sexo contra el tuyo
y frenar las embestidas.
Te veo subir, subir...
y voy aflojando el ritmo, pero
aumentando la presión,
recreándome de nuevo
en el contacto con tu vértice
que siento duro en la piel
de mi pubis libre de vello,
carne con carne.
Tus ojos siguen cerrados
echas la cabeza
hacia atrás estirando el cuello
que se me ofrece
y tomo en mi boca
tras dejarme caer sobre ti
para que sientas
mi cuerpo entero.
Noto todo el tuyo vibrar,
el aire pasar por tu cuello
cada vez más aprisa,
más aprisa...
y me incorporo de nuevo
sobre mis puños
justo al tiempo
Mhhhh Mmmmmmhhh
que te llegan los espasmos
más deliciosos
Mmhhh  Ahhh MMmmhhhh
que sacuden todo tu cuerpo
y transforman tu rostro
al llegar a él desde tu sexo...
Mmhhhh Ahhh mhhhhh
la pétite mort.

Sin salir de tí
Beso tus ojos cerrados,
tus mejillas,
saboreo tu cara entera,
tu cuello
con mis labios abiertos
busco los tuyos
y nos unimos de nuevo
boca con boca
cuerpo a cuerpo
sexo con sexo
mano con mano
entrelazadas para no caernos
de tan alto.
Permanecemos inmóviles
solo nuestras lenguas ávidas
se buscan como la primera vez.

Estamos pegados por
nuestros humores,
que se han fundido
entorno a nuestros sexos,
soldándolos.
Mi palo, rígido, sigue dentro de tí
y se agita de nuevo.
Tu cueva despierta
y otra vez se esponja.
Empujas mi pecho
para despegarlo del tuyo
otro empujón y
caigo a tu lado de espadas
con la verga erguida
apuntando al cielo.

-Ahora me toca a mí.

Y te subes a horcajadas.
Tus pechos rozan los pelos
del mío,
tus pezones buscan los míos
tus labios alcanzan
de nuevo a besarme
tu sexo se muestra
abierto desde arriba
al mío que le espera.
Abandono tus labios,
sediento busco tus pechos
con mi boca,
me deleito con tan
dulce manjar...


Enviado por un lector que quiere permanecer anónimo. Lo dedica a quién, dice, si lo lee, se reconocerá.
No nos manda fotos, así que si quieres mandarnos alguna para ambientar tan caliente cuento...

12 comentarios:

  1. Despertarse de madrugada y sentir todas esas sensaciones me parece algo tan sublime y magnífico que hasta me parece pecado que haya quien no lo pueda vivir, sentir, disfrutar o ni siquiera soñar.
    Quizás quien lea se reconozca en las palabras de quien lo haya escrito, pero en cualquier caso, durante los minutos que dura su lectura, yo las he hecho mías, como si fueran dirigidas a mí....
    ¿Alguien podrá leer esto y no sentirlo?
    Gracias a él por escribirlo, a ti Vlixes por transcribirlo y enhorabuena a la persona que haya sido capaz de inspirar todo esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece mentira, pero hay quién no puede... y má sincmprensible... quién no quiere vivirlo, ni sentirlo, ni nada.
      Gracias por tus palabras. Me alegro, y supongo que el autor también, de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Por cierto....estás nominado:

    http://palabradesedano.blogspot.com.es/2012/10/propuestas-la-mejor-entrada-de-octubre_12.html?showComment=1350461798392

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Qué honor!
      He d esuponer que me has nominado tú??
      Ahora echo un vistazo

      Eliminar
  3. ¡Que gran satisfacción estos despertares mañaneros!
    (Me parece, Vlixes, que nos vamos a reconocer todos en el relato ji ji)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos, todos, no. Pero sí, muchos nos reconocemos.

      Eliminar
  4. me gusta mucho más la segunda parte del relato, en forma de verso, que la primera... hace que todo parezca más intentos, más rápido, más acalorado.

    pero hay algo que me choca

    "Hoy, al girarme me encuentro con tu cuerpo, blandito y caliente esperándome en la parte de mi cama habitualmente vacía."

    el "habitualmente vacía" no me concuerda con el resto del relato, con esa pasión febril.

    ¿por qué está vacía?

    es que leyendo este relato imagino a una pareja sólida, haciendo el amor bien compenetrados y entonces ¿por qué el vacío?

    igual es que "psicoanalizo" demasiado pero me niego a quedarme sólo con lo puramente erótico... siempre me gusta imaginar lo que hay detrás del horizonte.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  5. no más intentos, quería decir "más intenso".

    biquiños,

    ResponderEliminar
  6. Las madrugadas son lo mejor . Y cuando siempre esta dispuesto a mis calentones mejor .
    Los días previos a la ovulación , revolcón seguro a las tres de la mañana ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las tres, las cuatro, las cinco...
      Os doy la enhorabuena por disfrutarlos, a tí a y a tu pareja.
      Si quires contarnos uno de esos revolcones, estaría encantado de pubicarlo aquí. Puedes mandarlo a erodisea@gmail.com,o mediante uncomentario si quieres seguir "anónimo".
      Gracias por pasar y comentar, un abrazo.

      Eliminar
  7. A mí me parece que cualquier momento es bueno, si hay ganas y pasión... Y ya sabes, no es necesario llegar al término de esa cópula, basta ese buenos días, esa mirada nublada todavía por el sueño forzado... Cuando uno quiere y desea, cualquier pequeño detalle se hace grande... Y compartido... puede ser eterno...
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hay deseo mutuo, se encuentra el tiempo necesario para amarse a cualquier hora de cualquier día, de todos los días.
      En cambio cuando la apatía y la indiferencia lo abaracan todo, nunca se ve el momento ni de regalar un beso.
      Gracias por la visita y tus palabras.
      Besos apasionados.

      Eliminar

Deja una señal de tu paso por aquí. Gracias